Papeles pintados: una tendencia al alza

En el estudio de diseño y arquitectura Aima Estudio creamos espacios personalizados conjugando las últimas tendencias, las necesidades y los gustos de nuestros clientes. Los papeles pintados son una de las tendencias que llegó hace unos años y no de un modo efímero, sino para quedarse.

Lo cierto es que la tecnología ha permitido una amplísima evolución en el mundo del papel pintado destinado al diseño de interiores. Los papeles pintados utilizados hoy en día son muy resistentes, fáciles de colocar, lavables y, en la mayoría de las ocasiones, impermeables y resistentes a los efectos de la luz. Todo ello, unido a una gama de diseños prácticamente infinita, los ha convertido en una solución decorativa muy versátil.

Los papeles pintados: un indispensable del diseño de interiores

Si hablamos de hacer una reforma o rediseñar un espacio, pensamos automáticamente en lo tedioso del proceso en el diseño de viviendas. Sin embargo, puede convertirse en algo rápido y sencillo gracias al uso de los papeles pintados, un material que no requiere de un gran mantenimiento y que, además, presenta otras ventajas, como la de ser capaz de esconder o cubrir las imperfecciones de las paredes de manera muy sencilla.

Simplemente utilizando un papel pintado podemos cambiar la imagen de una estancia por completo, a la hora de reformar tu piso en Madrid. Los diferentes modelos de papel pintado disponibles en el mercado nos permiten jugar con el diseño, de modo que podemos crear efectos de amplitud y de perspectiva en prácticamente cualquier estancia. Gracias al uso de formas, colores y dibujos, podemos crear estancias más personales y acogedoras que las pintadas de manera tradicional. Aunque en ocasiones, la manera tradicional puede ser más económica, la instalación de papel pintado suele ser rápida, limpia y carente de olores. Podrás renovar tus estancias cada poco tiempo, cambiando el papel pintado y un par de elementos decorativos. ¡Como nuevo!

Los papeles pintados ofrecen mucho juego y soluciones diferentes en lo que al diseño se refiere. En este sentido, podemos elegir un papel para colocarlo en todas las paredes de la estancia, o bien podemos optar por empapelar solo una pared o un rincón al que queramos dar más importancia. O quizás, algo que cada vez está más de moda, sobre todo en restaurantes y locales, combinar varios papeles de diferentes texturas o estampados que creen un contraste y una diferenciación entre espacios. Los papeles pintados resultan una opción muy interesante para renovar un espacio de forma fácil y económica, dándole un nuevo estilo, ya sea más clásico utilizando motivos grecados o florales, más actual utilizando papeles con estampados geométricos o dibujos de estilo acuarela, o más elegante utilizando opciones con relieve y efectos entelados tipo rattan.

También podemos jugar con el efecto de las formas y el movimiento, ya que nos permite equilibrar el resto de la imagen de la estancia. Por ejemplo, en un salón donde el mobiliario marque muchas líneas rectas, podemos elegir un diseño de papel que juegue con líneas curvas para generar contraste. También podemos optar por usar alguna imagen y crear un mural en alguna pared, son muchas las webs y tiendas que nos permiten seleccionar una imagen que nos guste y reproducirla a gran escala con las medidas concretas de nuestra pared.

A pequeña escala, también puedes empapelar o utilizar papel pintado en elementos más pequeños. Puedes colocarlo en puertas de armario o cabeceros dando un toque original y diferente a elementos de mobiliario que se han quedado antiguos y necesitas renovar.

Creatividad y versatilidad en tus espacios gracias al papel pintado

Si te encanta el diseño tanto como a nosotros, no sería raro que fueses a una tienda de papel pintado y te enamorases de cientos de modelos diferentes. No será fácil dar con el tuyo, pero lo que sí es importante, una vez te decidas por uno, es hacer una prueba previa, observando la pared con una muestra de papel durante diferentes horas del día. Quizá hay un diseño que pensamos que es perfecto para nuestro espacio y por alguna razón descubrimos que no es el apropiado finalmente. El diseño del papel elegido debe adaptarse a la estancia en cuestión; para ello tendremos en cuenta el espacio disponible y la luz de la habitación.

Otra cosa que decidir es la calidad del papel; para ello tendremos en cuenta las necesidades y el roce que va a sufrir. Para las zonas de mucho desgaste se suelen recomendar los papeles vinílicos, que son mucho más resistentes y lavables. También son los que se recomienda colocar en paredes de zonas húmedas sin contacto directo con agua, como son la cocina y el baño. Actualmente podemos encontrar en el mercado papeles pintados vinílicos resistentes al agua. Aunque su precio es más elevado pueden ser una gran alternativa por ejemplo al cambio de azulejos en una ducha.  Preparando primero la pared que queramos cambiar y cubriendo las juntas para unificarla, podemos colocar estos papeles en duchas y bañeras y son completamente resistentes al agua.

Empapelar es un trabajo que podemos realizar nosotros mismos; sin embargo, si buscas un resultado perfecto, te recomendamos contar siempre con un profesional que te ayude en la reforma de tu vivienda en Madrid.

Una de las cosas que los papeles pintados nos permiten es jugar con nuestra creatividad. Hace años, eran pocos los que pensaban en empapelar estancias como el baño, la cocina o incluso terrazas cerradas, algo que hoy en día y gracias a la amplia gama de productos que encontramos en el mercado podemos realizar sin problema. En el estudio de arquitectura en Madrid de Aima Estudio tenemos una gran experiencia en la transformación de espacios, en muchos de nuestros proyectos utilizamos papel pintado para crear diferentes ambientes en un mismo espacio, enfatizar elementos importantes y crear rincones llenos de personalidad y color.

Deja un comentario