Te explicamos en qué consiste el diseño biofílico

La arquitectura basada en el diseño biofílico es una nueva tendencia cada vez más en auge, siendo la opción preferida de muchos usuarios y profesionales. Esta tendencia constructiva se caracteriza por poner en contacto la arquitectura con la naturaleza, tanto en espacios interiores como exteriores. Como estudio de arquitectura en Madrid, desde Aima Estudio hemos apostado siempre por la integración de la naturaleza en los espacios urbanos interiores y exteriores, con el fin de conseguir espacios armónicos que favorezcan el bienestar.

Y es que hay muchas ventajas en introducir elementos naturales en contextos más netamente urbanos, no solo tenemos en cuenta las bondades estéticas, sino también otras igual de importantes como son el bienestar y la ecosostenibilidad. El objetivo es reconectar a los ciudadanos con la naturaleza.

Reconexión con la naturaleza

La biofília fue un término acuñado por un biólogo del siglo XX. El biomorfismo es un movimiento artístico que comenzó en el siglo XX. El arte biomorfista se centra en el poder de la vida natural y utiliza formas orgánicas de la biología. Hoy en día, esta definición ha ido haciéndose cada vez más compleja en un mundo en el que la urbanización le ha ganado terreno a la naturaleza. La pasada pandemia nos ha hecho reflexionar aún más a nivel mundial sobre la calidad de vida y la importancia que espacios verdes tienen en ella. En ese terreno la biofilia tiene mucho que aportar. Se ha demostrado que produce mejoras muy notables en el bienestar físico y emocional, mejoras en la creatividad, productividad, energía, estado de ánimo y salud en general, además de una bajada en los niveles de estrés.

Lejos de introducir estos elementos naturales en los espacios urbanos de forma aislada, en forma de parque, véase “central Park” en New York, se integran de forma más coherente y dinámica. En la corriente biofílica se busca crear esa sensación de estar en la naturaleza de una manera lo más completa posible, sin perder todas las comodidades que nos da la civilización y la tecnología. Se juega de forma estratégica con los cinco sentidos del usuario para conseguir una experiencia muy inmersiva, el objetivo es lograr ese efecto terapéutico de paseo por el bosque.

Los principales puntos que tiene en cuenta una intervención biofílica son:

  1. La introducción de todo tipo de elementos naturales en los espacios tanto interiores como exteriores pudiendo tratarse de vegetación, piedras, etc.
  2. Uso de materiales naturales, ecosostenibles y/o que emulen a la naturaleza.
  3. Utilización de formas limpias y muy orgánicas.
  4. Uso de colores de la naturaleza
  5. Emular los espacios verdes y abiertos. Por eso se trata de crear espacios amplios y diáfanos.

Las ciudades más importantes del mundo ya han apostado por esta corriente

Las ciudades más cosmopolitas y vanguardistas del mundo están apostando por integrar cada vez más espacios abiertos. No solo en su vertiente decorativa sino también en la más práctica en forma de huertos urbanos, capaces de abastecer de vegetales frescos a la población. Ejemplos tan significativos son la ciudad de Nueva York o la de Singapur, con su concepto de “garden city” a la cabeza de esta corriente, que promete traer una solución de compromiso entre la naturaleza y el espacio urbano.

Pero ¿cómo podemos trasladar toda esta filosofía a nuestro hogar?

Son indiscutibles las ventajas de trasladar este concepto al diseño de viviendas. Las plantas naturales han estado siempre presentes en nuestros hogares, pero está claro que hemos de dar un paso más. En el estudio de arquitectura en Madrid de Aima Estudio abordamos el diseño biofílico con toda la complejidad que se merece. Además de tener en cuenta los gustos y necesidades de nuestro cliente, utilizamos todos nuestros conocimientos para lograr una integración armónica y adecuada a cada caso.

No nos faltan recursos como el uso inteligente de colores que estén presentes en la naturaleza.  Empleo de materiales naturales y sostenibles como el bambú o la madera en su estado natural, arcillas, materiales ecofriendly, son algunos ejemplos. Hoy en día, el abanico de posibilidades es infinito, con utilización de formas orgánicas, donde predominan las curvas y las suaves asimetrías. Madrid se ha convertido en una gran urbe que sin duda se unirá cada vez más a este concepto urbanístico en el que se une sostenibilidad, bienestar y practicidad.

En Aima estamos convencidos de que el diseño biofílico aporta bienestar a las personas, tanto en viviendas, lugares de trabajo y de ocio. Por lo que incorporamos elementos de este tipo de diseño en nuestros proyectos si quieres reformar tu piso en Madrid, siempre teniendo en cuenta antes las necesidades y circunstancias de cada cliente y espacio.

Deja un comentario